15 sept. 2018

HUÉSPEDES EN UN CARGUERO

Huéspedes en un carguero

Esto lo ha escrito RICARDO MARENGO,un experto en cruceros

Pero también tengo la experiencia inigualable de haber viajado más de una vez en ellos y la narraré proximamente
De todas maneras mi viaje es anecdótico porque ocurrió hace mucho tiempo y la experiencia que cuenta y describe en detalle el Sr MARENGO , es actual

Una modalidad de crucerismo que sigue sumando adeptos es la de quienes gustan navegar en buques de carga. Sepa qué debe tener en cuenta antes de embarcarse.

Portacontenedores
En los últimos años los grandes operadores de cruceros como: Carnival, Royal Caribbean, Norwegian Cruise Holdings o MSC Cruceros, han invertido cantidades crecientes en atracciones a bordo de sus naves, en un esfuerzo por mejorar su oferta. Pero ni el sushi bar, ni el casino, ni los toboganes acuáticos le importan a John McGuffick, un jubilado que ha descubierto que su pasión es viajar en barcos de carga.
Alojado en un camarote más parecido a la habitación de un monje que a la de un crucero por el Caribe, McGuffick reconoce que “la comida puede ser muy normal, y tienes que estar preparado para adaptarte a todo”, afirma este australiano de 72 años, que ya ha completado una decena de viajes transoceánicos con los que ha visitado puertos de Asia, Europa y América del Norte. Su particular récord de viaje sin escalas es un trayecto de 110 días entre Dunquerque, al norte de Francia, y Singapur.
Un negocio con viento en popa
Con la economía global en desaceleración, los precios de los fletes han caído tanto que para una empresa es 10 veces más rentable transportar -y alimentar- a una persona entre Shanghai y Róterdam que hacer lo propio con un contenedor repleto de muebles para montar. Este tipo de viajes no son lujosos, pero tampoco son exactamente baratos: por unos 115 dólares al día el viajero tiene garantizada una cama y tres comidas por jornada en algunos de los mayores barcos jamás botados. Tampoco hay demasiada compañía, y el puñado de viajeros de pago comparten comidas con la reducida tripulación, y aparte de conversar con el capitán o los mecánicos no tienen mucho más que hacer que recorrer las cubiertas de lado a lado. Sin servicio de lavandería Los encargados de limpiar las habitaciones pasan una sola vez a la semana, y los viajeros lavan y planchan su ropa por sí mismos. Tampoco hay “todo incluido”, sólo un modesto bar en autoservicio y sin vigilancia, en el que los viajeros dejan el valor de su consumo en una alcancía. Hay internet, pero el acceso -vía satélite- es muy limitado, así que las únicas distracciones son las mismas que las de los marineros: mesas de ping-pong, dardos, una selección de CDs y DVDs, y unos cuantos libros. Tampoco las panorámicas están garantizadas. Aunque la cubierta puede estar hasta 10 pisos por encima del nivel del mar, un portacontenedores de 15.000 TEUs (lo que equivaldría a 15.000 contenedores de 20 pies), que algunos barcos transportan perfectamente, podrían bloquear la pequeña ventana del camarote. Y pese a todo, las compañías no son capaces de satisfacer toda la demanda, según confirma Julie Richards, que cada año acuerda entre 200 y 300 viajes desde su oficina en Sydney.
Demanda insatisfecha
En las rutas más populares, como las que unen China con Europa, los viajeros tienen que reservar con meses de antelación. “Recibo hasta 20 correos cada día, y no puedo hacer nada para atender las peticiones de tres cuartas partes de ellos”, afirma Richards.
El comercio mundial crece ahora a la mitad de velocidad que la media de los últimos 20 años, una muy mala noticia para la flota mundial de 50.000 barcos mercantes que cada año acarrea la mayor parte de las mercancías transportadas en todo el mundo.
“A las compañías les merece la pena arrendar el espacio libre en sus cargueros, especialmente en tiempos de bajos ingresos y escasa demanda”, explica Ilka Bueltmann, jefa del departamento de viajeros de Rickmers Group.
Para tener en cuenta
Viajar en un buque destinado a transportar carga no es lo mismo que un buque de pasajeros. La tripulación esta abocada en su mayoría a navegar el buque y velar por la carga, por lo que si esperamos ser atendidos como reyes, no es la opción.
Deberemos aceptar en primer lugar que la vida a bordo es sencilla y deberá el pasajero adaptarse a ella. Algunas zonas del buque como el puente de mando, sala de maquinas, cocina, bodegas y zonas afectadas por la carga y descarga, son de acceso restringido y por seguridad, solo se podrán acceder en visitas guiadas y autorizadas por el Capitán
  • Equipaje: máximo 100 kg por persona, solo ropa y artículos de  uso personal.
  • Animales: no se permiten a bordo.
  • Disciplina: el pasajero esta obligado a mantener la disciplina y normas de seguridad que rigen para todos los tripulantes.
  • Comida: la comida es la misma que la elaborada para la tripulación, no hay lugar a dietas especiales y se sirven en el comedor de oficiales en los horarios preestablecidos.
  • Alcohol y tabaco: se podrá beber con moderación, el Comandante podrá prohibirle al pasajero la compra de bebida  a bordo y esta prohibido fumar en el interior de la nave y en zonas restringidas. El vino se servirá en jarra en la mesa, en algunos buques se venden embotellada. El pasajero no podrá llevar más de 200 cigarrillos o su equivalente en cigarros o tabaco de pipa.
  • Movimiento: A diferencia de los buques de cruceros, los cargueros no cuentan con estabilizadores, razón por la que el cabeceo y rolido de los cargueros es diferente y depende del estado hidrometeorológico del día.
  • Cabina: el pasajero la deberá mantener ordenada. Existe un servicio con horarios estrictos por lo que el pasajero debera abandonar la cabina para que el mayordomo pueda asearla. No obstante algunas veces dada la operativa del buque el servicio de aseo podrá no ser brindado. Esta prohibido elaborar e ingerir alimentos dentro de la cabina.
  • Ascensor: los buques Grimaldi RoRo cuentan con ascensores, no obstante en alguna oportunidad el pasajero deberá subir y bajar por estrechas e empinadas escaleras (esto puede variar según la naviera).
  • Corriente eléctrica 110V/220 V/ambas (depende de la naviera y del barco).
  • Comunicaciones: a bordo en navegación tenga en cuenta que la comunicación, telefónica, fax o e mail a tierra puede ser muy cara, recuerde que en los puertos de escala estas comunicaciones son más económicas y a veces hay wi-fi gratis. La comunicación por celular sera posible en puerto o cerca de la costa.
  • Edad: se aceptan pasajeros hasta 85 años. Mayores de 80 llevaran examen medico obligatorio
  • Seguro obligatorio: el pasajero contratara un seguro personal antes de viajar y no podrá embarcar  sino tiene la póliza vigente.
  • Vacunas: las obligatorias para viajes internacionales.
  • Moneda a bordo: euro/dólar (dependiendo de la naviera)
Links a navieras de carga y pasaje
  1. Aranui 3 (Carga y Pasajeros)
  2. CMA CGM (Carga y Pasajeros)
  3. Freighter Travel (Carga y Pasajeros)
  4. Grimaldi Lines (Carga y Pasajeros)
  5. Hamburg Süd (Carga y Pasajeros)
  6. Maris Freighter Cruises (Carga y Pasajeros)
  7. R.M.S. St. Helena (Carga y Pasajeros)
  8. Strand Voyages (Carga y Pasajeros)

ACUERDO DE SCHENGEN ( supresión de controles migratorios entre los países que componen el acuerdo)

¿Qué es el Acuerdo de Schengen?

Supongo que alguna vez habrás oído hablar del Acuerdo de Schengen, tal vez te suene a chino o te suena pero no te dice nada. Pues bien, en este artículo comentaré un poco de qué va.
El hecho de que exista en gran medida una Europa sin fronteras se debe al Acuerdo de Schengen, que trata fundamentalmente de la supresión de los controles en las fronteras comunes entre los Estados miembros de la Unión Europea para conseguir la libre circulación de pasajeros, mercancías y servicios. A raíz de este tratado, que se firmó en la población luxemburguesa de Schengen en 1985 y que entró en vigor diez años más tarde, en 1995, las fronteras comunes entre países europeos miembros del acuerdo pueden cruzarse sin que se realice control alguno sobre las personas.

¿Qué países componen el espacio de Schengen?

Al Acuerdo de Schengen se han adherido la mayoría de los Estados miembros de la Unión (excepto Gran Bretaña, Irlanda y Chipre) también están adheridos otros países de Europa como Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.
Es decir, que actualmente el espacio Schengen lo componen los siguientes 28 países: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Dinamarca, España, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Islandia, Italia, Irlanda, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, Suecia, Suiza.
A efectos prácticos, y en cuanto a la supresión de fronteras aéreas entre países miembros firmantes de este acuerdo de Schengen, los vuelos se clasifican en tres grupos:
  • Schengen
    Los vuelos Schengen son los conocidos también como vuelos interiores, y comprenden todos los vuelos con procedencia o destino en países firmantes del acuerdo.
  • UE no Schengen
    Vuelos a países de la Unión Europea que no pertenecen al espacio de Schengen.
  • Terceros países.
    Vuelos de países que no pertenecen al espacio de Schengen.
Siguiendo las condiciones establecidas por este acuerdo, los nacionales y residentes legales de cualquiera de los países miembros del espacio Schengen pueden trasladarse libremente entre esos países. Los controles fronterizos tanto terrestre como de los aeropuertos están suprimidos, de modo que los pasajeros pueden viajar de un aeropuerto al otro dentro del espacio Schengen sin ninguna formalidad especial. Sin embargo, las compañías aéreas están obligadas a mantener sus controles de identidad en la facturación y el embarque y a cumplir los controles de seguridad estándar en cada uno de los vuelos, independientemente del destino, y por eso se hace necesario volar siempre con un documento identificativo nacional o pasaporte que sirva para demostrar la nacionalidad del pasajero.
Los viajeros de países extra-comunitarios que deseen viajar al espacio Schengen necesitan una Visa Schengen, que le permite al viajero de corta estadía ingresar a Europa y transitar por territorio Schengen. Sin embargo, y dependiendo del caso, las autoridades de cada país le pueden exigir los siguientes requisitos y documentación para permitirle el acceso al país: Pasaporte válido (con una validez que supere los tres meses después de la fecha de finalización del viaje), Visa Schengen, copia del itinerario con la confirmación de la reserva de Hotel, pasaje aéreo de ida y vuelta, acreditar soporte financiero por medio de: extractos bancarios, certificado de ingresos económicos o una carta de invitación; y seguro de viaje obligatorio, con una vigencia igual al tiempo de duración del viaje y unas coberturas determinadas.
CONSIDERO IMPORTANTE ESTA INFORMACIÓN , DEBIDO A QUE CUANDO UNO VIAJA ENTRE PAÍSES QUE HAN ADHERIDO AL ACUERDO , EN MUCHAS OPORTUNIDADES EN LAS SALAS VIP DE LOS AEROPUERTOS ESTÁ IMPEDIDO EN ACCESO A AQUELLOS PASAJEROS QUE NO PERTENECEN A LOS PAÍSES DEL ACUERDO Y HAY OTRAS , A LAS QUE PUEDEN ACCEDER
ESTO ESTA ACLARADO EN EL INGRESO A LAS DIFERENTES SALAS
PERO SI SE DESCONOCE ESTE ACUERDO,NO SE COMPRENDE LA OBJECIÓN AL INGRESO