5 jul. 2019

SUDÁFRICA.DURBAN

DURBÁN (SUDÁFRICA)
Nuestra llegada a Durbán , era el momento de dejar el crucero y comenzar nuestra visita a uno de los destinos más interesantes que he conocido ...SUDÁFRICA
Llegamos a su inmenso puerto comercial de Durban, el más grande de toda África
. Y aquí nos quedamos con la boca abierta.
Nos vemos rodeados de inmensos barcos mercantes e incontables contenedores que hacen aquí parada en sus rutas internacionales, es algo increíble. 
Se trata de la cara más comercial de Durban,
Nos apuramos a bajar, porque deseamos llegar pronto al departamento que tenemos ya reservado, justo donde empieza o termina “LA FAMOSA MILLA DE ORO”
Una extensa playa que nos fascinó ni bien la vimos
El departamento era maravilloso,
Estábamos muy cómodos en él
 y sus alrededores, era una " especie de Puerto madero", 
con canales y muchos árboles y césped,
 a la noche era muy lindo pasear al lado de los canales y ver las luces reflejadas en ellos
 igual que la vista que teníamos de la enorme bahía
El entrar y salir del puerto de grandes cargueros nos daban la pauta de la importancia del lugar
Salimos a caminar y así llegamos, hasta uno de los lugares favoritos y más concurridos de la ciudad: el famoso uShaka Marine World, un complejo de ocio junto al mar que incluye casino, restaurantes, tiendas e, incluso, el mítico Sea Life, uno de los acuarios más grandes del mundo. .EL SHAKA SEA WORLD
Valía la pena dedicarle una visita,ya que llamaba la atención la manera en que estaba dispuesto
veíamos a los peces ,



Algunos , realmente increíbles
Llamaban nuestra atención
Vista desde afuera , del acuario
En la entrada , esperaban los RICKSHAWS... con sus trajes típicos y llenos de colores
Gran parte del Durbán , transcurre en esa playa
También son típicos los que trabajan la arena , haciendo esculturas
Como verán , algunas son a pedido, para alguna celebración familiar
hay también muchos parques infantiles
y piscinas populares
Un poquito de historia, cuando los británicos atracaron hace algo más de 150 años en la costa de lo que hoy es Durbán, no vieron ningún motivo para quedarse. Aquel territorio inhóspito, repleto de fauna salvaje y de vegetación, no les iba a servir para nada.
¿Por qué malgastar su tiempo y dinero allí? Así que se marcharon.
Sin embargo, no tardarían en regresar.
 Desde Mauricio les aconsejaron que le dieran una vuelta a su plan: aquellas tierras tan queridas por elefantes, cebras y leones, eran fértiles y válidas para el cultivo de la caña de azúcar.
 ¿Qué tal si invertían en ello?
 Así que dieron la vuelta y se pusieron manos a la obra.
Una ciudad moderna y agradable
Valía la pena caminarla y conocerla
Esculturas y colores intensos
Planos de la ciudad
Para el trabajo en el campo pensaron que sería buena idea contar con mano de obra zulú, etnia autóctona que vivía, en gran parte, en las cercanas montañas Drakensberg
Los zulúes, aún son una importante parte de la población, hay más de cuatro millones de zulues en la zona
Su rey SHAKA, SIGUE SIENDO VENERADO POR ELLOS
Viven en comunidades o tribus,igual que lo han hecho por siglos
Cuando los ingleses les ofrecieron dinero a cambio de trabajo, no les convencían
Ellos no pasaban necesidades y se las arreglaban muy bien para vivir, sin tener que trabajar para otros a cambio de dinero
La idea entonces fue la de traer a trabajadores desde otra de sus grandes colonias: así es como llegaron a Durban miles de indios dispuestos a comenzar una nueva vida. 
Pero la cosa no quedó ahí: el trabajo atrajo al trabajo.
Otros compatriotas vieron filón de negocio en este rincón del sur de África e hicieron las maletas.
Hoy, Durban cuenta con la comunidad india más grande fuera de India.
Por eso, cuando recorremos ciertos barrios de la ciudad, las calles huelen intensamente a curry, los saris de colores animan los escaparates y los rasgos de la mayor parte de los comerciantes delatan su país de origen.
Podemos verlos por todos lados, en la costa con sus saris y sus costumbres
 Quizás la fama de ciudad cosmopolita le venga de ahí a Durbán,
Lo que está claro es que la explosión cultural se ha convertido en uno de sus rasgos más característicos.
Una buena idea para hacerse un mapa mental de la que es capital de la provincia de KwaZulu-Natal, es subir a la colina en la que se halla Morningside, el barrio 'bien' de la ciudad, y ver las vistas desde su mirador.
La línea costera se divisa a la perfección desde allá arriba, con sus altos edificios, aquellos que albergan en primera línea de playa algunos de los hoteles más aclamados.
El estadio Moses Mabhida se ha convertido en un emblema de la ciudad
Un poco más a la izquierda, una silueta destaca sobre cualquier otra construcción: es el estadio Moses Mabhida que, con su peculiar forma de cesto, fue construido hace apenas 10 años para el Mundial de Fútbol de 2010 de Sudáfrica. ¿Quién iba a pensar entonces que se convertiría en todo un emblema de la ciudad?
Dejamos de mirar más allá y nos concentramos en Morningside.
A nuestro alrededor, lujosas casas y mansiones, zonas residenciales y parques, muchos parques.
 Estamos en el barrio más antiguo de Durban: en él se asentaron los colonos británicos a su llegada a la ciudad.
Hacerse una idea de cómo vivían por aquel entonces es tan simple como contemplar las decenas de casas coloniales de estilo art decó que pueblan las calles de Morningside, 
muchas de ellas concentradas en la mítica –y larga- Florida Road.
La gran mayoría han sido adquiridas y ocupadas por grandes empresas sudafricanas para establecer sus sedes.
También por los restaurantes y negocios más cool.
Aunque, ¿por qué no hacerlo?
Así, a modo de tip, confirmamos que el mejor café se encuentra en The Barn Owl, un coqueto food truck donde parar a coger fuerzas.
Para el brunch más rico, sin embargo, –o para unos vinos y algo de picar al atardecer- Republik, con su original decoración de maderas y plantas, es el lugar.
Pero seamos realistas, si lo que queremos es pasar una velada inolvidable, lo suyo es acercarnos a Florida Road al caer la noche.
Nos quedamos entonces con Next Chapter. Con una carta de lo más variada, un personal simpático, un ambiente desenfadado y la mejor música en directo, alcanzará todas nuestras expectativas.
Volviendo a aquella versión de Durban que visitar de día, una parada más que obligada: el Muti Market
un rincón de la ciudad que, podemos afirmar, no dejará indiferente ni al más experimentado de los viajeros.
¿Y por qué decimos esto?
 Pues porque, aunque a simple vista puede parecer un mercado al uso, repleto de tenderetes en los que se venden especias
enseres para el hogar o ropa, sus entrañas esconden un lugar mucho más fascinante: un mercado de brujería.
En él se comercia con objetos de lo más peculiares: hierbas,
 amuletos e, incluso, animales muertos 
. Una vivencia única que muestra que la mezcla cultural, aquí, está a la orden del día.
ANTIGUA ESTACIÓN FERROVIARIA
Pero Durban también es historia. Y, aunque fundada hace relativamente poco, cuenta con monumentos que bien merecen una visita. 
Para empezar, la Antigua Estación Ferroviaria, levantada en 1892: un edificio de fachada de estilo victoriano y parada obligada por lo que le aconteció en ella al mismísimo Gandhi.


Resulta que, a causa de una disputa entre dos familias indias que vivían en Durban, Gandhi, cuando aún trabajaba como abogado, viajó hasta África –donde acabaría por quedarse, por cierto, 21 años- para mediar en el conflicto.
Un día se disponía a viajar a Pretoria, montado en un vagón de primera clase en esta misma estación, cuando fue instado por los guardias de seguridad a abandonarlo para ocupar un vagón de tercera: era época del apartheid y el color de su piel no le permitía disfrutar de ciertos privilegios.
 Pero Gandhi se negó y el resultado fue su expulsión del tren. 
Hay quienes dicen que este sería el comienzo de su activismo político.
Muy cerca de la antigua estación, el edificio del ayuntamiento, de estilo neobarroco eduardiano, también es digno de ver.
Podemos ver la estatua imponente de la reina VICTORIA, a la que aún veneran
Tenemos el Ayuntamiento
En su interior, lugares tan dispares como las cámaras municipales, un auditorio, la Galería de Arte de Durban o el Museo de Ciencias Naturales. 
También encontramos en las calles céntricas , parques que nos muestran casas de los primeros trabajadores del ferrocarril
 Emblemas de la ciudad 
Y reconocimientos a los primeros pobladores
Y a los que defendieron a la ciudad de los continuos ataques piratas
Podemos ver , modernos edificios , que sirven de torre de tv y telefonía

Pero cuando el calor aprieta lo que el cuerpo pide es playa.
 Normal, sabemos que el Pacífico se encuentra ahí, a pocos metros.
Incluso podemos sentir su olor desde cada rincón de la ciudad.
Y aquí, un consejo: no hay nada como recorrer el paseo marítimo de Durban una tarde cualquiera y contemplar el ambiente familiar que se respira en él.
 Padres con niños, abuelos con nietos, grupos de amigos, surfistas… Cualquier compañía es perfecta para disfrutar de uno de los tesoros de Durban, su costa.
Así llegamos hasta el lujoso casino y hotel
Y es que conocida como 'La Milla de Oro' por el color dorado de su arena, las playas que bordean el distrito central se extienden a lo largo de más de seis kilómetros.

 Podemos recorrerlos a pie, pero también en bicicleta o, por qué no, incluso en segway -Segway Gliding Tours ofrece rutas guiadas-.
Aunque si tenemos ganas de relajarnos manteniendo los pies en la tierra, nada mejor que acercarnos al Jardín Botánico de Durban, el más antiguo de África.

Este inmenso remanso de paz en medio de la ciudad cuenta con un gran número de 'fósiles vivientes': son los peculiares Encephalartos Wodii, una de las plantas más raras del mundo. 
Y también tenemos animales que salen de él en busca de comida , que la gente tira en los tachos de basura
Y así , nos fuimos despidiendo e Durbán , porque comenzaba , una nueva aventura que era ir de safari , en el río Santa Lucía y en la sabana , para fotografiar a los animales que viéramos 
Nos vendrían a buscar en una camioneta, una guía de habla hispana que nos acompañará por el transcurso de tres días
Seguimos en sudafrica, descubriendo todos los rincones posibles



No hay comentarios:

Publicar un comentario