HISTORIA DE VIDA:Entrevista en FM DEL LAGO (Norberto y Mónica Stocchetti)

HISTORIA DE VIDA

Un GRACIAS enorme a FM del Lago SMAndes 102.5Mhz
le hicieron una entrevista a Norberto por su trayectoria como médico en la Provincia.Hace casi 45 años que llegamos a Chos malal, luego Andacollo ( una pequeña aldea entre la Cordillera del Viento y la Cordillera de los Andes) y luego San Martín... también pequeño, con unos 3000 habitantes
Agradezco la deferencia de la invitación porque realmente Norberto es un médico de vocación, ama profundamente el serlo y sus pacientes que ya son miles a lo largo de estos años, han sabido reconocer y recordar la bonhomía que lo caracteriza
Siempre dispuesto,siempre atento a las necesidades de sus pacientes, siempre humilde
Me enorgullezco de ser su esposa y de haber recorrido este largo camino juntos
NORBERTO RICARDO STOCCHETTI: “QUERIA SER DOCTOR Y SALIR A CABALLO A VACUNAR A LA GENTE”
“Soy nieto de inmigrantes, con abuelos italianos y nací en el barrio de Barracas en Bs As el 16 de noviembre de 1946…Mi padre, Juan, era el encargado de ventas de la General Motors y mi madre, Micaela, era ama de casa”.
Cómodo y relajado en la charla, Norberto cuenta que “hice la primaria sin problemas y para ingresar al secundario en aquellos años había que rendir examen y, de acuerdo al puntaje, se determinaba el colegio…Saque 98 sobre 100 y me tocó el Bernardino Rivadavia”.
“ Ya sabía que quería ser médico, era seguidor de las aventuras de Albert Schweitzer, un misionero médico explorador que viajaba por África curando a la gente…..Yo quería ser médico, quería salir a caballo y vacunar y atender a quien lo necesitara…no sabía dónde…pero quería hacer eso”.
“Estudié los siete años en la Universidad de Bs As y me recibí en 1970 y ya me había enterado que en Neuquén el Comité Para El Desarrollo, el famoso COPADE, implementa el Plan de Salud Rural y no lo pensé mucho…me vine”.
EJERCICIO DE LA MEDICINA EN NEUQUEN: UNA AVENTURA DE A DOS
“Al poco tiempo de recibirme, me casé con Mónica Mariña y nos vinimos a la provincia de Neuquén y debo decir y reconocer lo que significó para Mónica acompañarme…porque formaba parte de una familia acomodada, había estudiado en un colegio de monjas, tenía maestra particular, viajaba a Europa….y de pronto, recaló conmigo en mayo de 1971 en Chos Malal y durante los dos años y medio a tres que estuvimos viviendo en Andacollo y Huinganco, prácticamente en el medio de la nada, se adaptó a esa nueva vida, se hizo amiga de los pobladores y supo enfrentar las carencias sin ningún problema”.
Norberto y Mónica, padres de Flavia, Fabrizio, Federico y Francisco, tienen doce nietos y disfrutaron su luna de miel recorriendo Bariloche y por la Ruta de los Siete Lagos llegando hasta San Martín de los Andes en un Fiat 600.
En ese momento de la charla y ante nuestra invitación se sumó Mónica y como el tema era el Fiat 600, ambos recordaron cuando “una vez, a poco de llegar a Neuquén y viviendo en Andacollo tuvimos que hacer un viaje y al Fiat se le cortó una correa y nos dejó a pie…..”
Mónica recuerda que “estábamos en el medio de la nada, había un viento terrible y Norberto me dice que me tengo que quedar cuidando el auto mientras el iba a buscar auxilio….juro que estaba asustada….y no sé….pensaba que mientras me quedaba sola me iban a atacar los indios…..cuando me acuerdo de eso me rio de mi misma y no puedo creer mi inocencia y lo poco que conocía de todo”.
UN CABALLO Y UN PERRITO BIEN AQUERENCIADOS
Una sonrisa se dibuja en el rostro de Norberto cuando le pedimos alguna anécdota o algo que recuerde especialmente, y cuenta “…una vez, tenía que ir a Butalón Norte…en el departamento Minas…un paraje perdido a unos 8 kms de Las Ovejas y queda del otro lado de un río que se llama Cajón”.
“Pedí ayuda a los gendarmes para llegar y ellos me dieron una capa….me acercaron un caballo y me dijeron…siga al perrito….Está seguro? le pregunté… y si, me dijo…no se va a perder…
Medio desconfiado, subí al caballo y enfile para donde me indicaron…..el perrito, un cuzquito más bien chico iba adelante….el caballo lo seguía…en medio de una nevada y con viento….y llegué sin problemas…hice lo que tenia que hacer y regrese…con el perrito adelante y el caballo siguiéndolo”.
PELEA, CASTIGO Y NUEVO DESTINO: SAN MARTÍN DE LOS ANDES
Norberto recuerda que “en Andacollo estuvimos algo así como dos años y medio y tuve unas diferencias con Gustavo Vaca Narvaja y a raíz de esa pelea que tuvimos me mandó a San Martín de los Andes, a modo de “castigo” .
Mónica interviene mencionando que “para esa época de Andacollo yo ya me había aclimatado al lugar…conocía a la gente, iba a sus casas, me presentaba como la mujer del doctor y ellos me recibían sin problemas….aprendí mucho con ellos….no me quería ir de ahí…había plantado árboles, los cuidaba…a mi me costó dejar ese lugar”.
“Llegamos a San Martín de los Andes en un Chevy el 24 de marzo de 1974…venía a trabajar a un hospital que, por esos años, era considerado modelo y respondía sobradamente con las necesidades del pueblo que por esas épocas tendría unos 4000 o 5000 habitantes”.
“Si bien siempre quise especializarme en pediatría estuve diez años como médico de planta con dedicación exclusiva en el hospital…por esa época, otros profesionales monopolizaban la atención de los chicos”.
DE ALFEREZ A COMANDANTE PRINCIPAL MEDICO DE GENDARMERIA
“En 1977 me ofrecieron ingresar al Escuadrón 33 de Gendarmería Nacional y les dije que si… en tanto y en cuanto no me trasladaron a ningún lado porque no nos queríamos ir de aquí y me eximieron de participar en formaciones y esas cuestiones militares….Me dijeron que sí….me dieron el uniforme y entré como Primer Alférez Médico….estuve 25 años en el escuadrón hasta que me retiré en 2002 con el grado de Comandante Principal”.
Al Dr Stocchetti siempre le gustó la vida al aire libre y los viajes. Además de disfrutar con la familia viajes en auto, barco y avión su última pasión son los viajes en moto.
Tanto es así que, además de recorrer toda la provincia de Neuquén primero, ya lleva andados unos 50.000 kms por todo el sur argentino y chileno en su BMW 1200 GS.
Querido y respetado por vecinos, es especialmente reconocido por quienes fueron y son sus pacientes……Pudo cumplir con su sueño de andar a caballo ya ayudar a la gente.
Gracias Norberto y Mónica por los recuerdos!!