31 may. 2019

Costa Cantabrica EL PUERTO DE BARES.Video de Galicia para el mundo



Como he comentado muchas veces, este lugar de España , es verdaderamente especial para mi familia
Mi abuelo, JOSÉ VICENTE EDUARDO MARIñA JUNCAL, salió de allí , dejando atrás su casa, su familia , sus vivencias 
Muy joven, pero con determinación, encaró el mar y jamás regresó
Como no  tenía posibilidades económicas, diría que salió con lo que tenía puesto.
Trabajó en varios barcos de carga que cruzaban el Atlántico y llegaban hasta Estados Unidos , como también a las costas de sudamérica
He podido seguir su vida año a año, porque supieron guardar la libreta , donde quedaban registrados * en varios idiomas(, los nombres de los barcos en los que trabajaba y los puertos de donde salía y a los que se dirigía
Aun viviendo en ese entonces, la primer guerra mundial, el cruzaba el atlántico, como así también llegaba a las costas de Inglaterra, de Francia e incluso de Egipto
El trabajo que tenía era uno de los peores ,que se podían tener en un barco
ERA FOGONERO
La persona que echaba carbón , en las calderas ,para que el barco pudiera funcionar
Se alimentaban a carbón y este era introducido en las caldera , a mano
Un trabajo muy duro, difícil, pero lo llevó a cabo durante varios años, hasta que finalmente recaló en Argentina y se encontró con mi abuela.ESPERANZA MARTÍNEZ GALDO
Mi abuela era viuda en ese momento y tenía a dos hijos pequeños, a los que alimentaba y vestía ,con su trabajo de costurera
Se casaron al poco tiempo , porque dicen que ellos ya se conocían de España, eso no lo sabemos con certeza,lo cierto es que al poco tiempo de casarse, llegó al mundo , mi papá MILO TEODORO GINÉS MARIñA y luego mi tía, ALICIA MARIñA
Cuando papá tenía solo cuatro años y mi tía solo dos, mi abuelo murió trágicamente y mi abuela quedó nuevamente sola, esta vez, para siempre
No volvió a casarse , ni a tener pareja
Se dedicó por entero a criar y alimentar a sus cuatro hijos
La hija mayor ROGELIA y mi tío mayor VALENTÍN , ambos de apellido PEDREIRO , aunque aún pequeños, la ayudaban a criar a los hermanos y a colaborar con los quehaceres hogareños, para que la abuela , dedicara su tiempo a la costura
Así pasaron los años, hasta que cuando , papá tenía unos 16 años , supo de su familia en España.
Supo cómo escribirles y desde ese entonces, hasta el día de su muerte a ,los 76 años, mantuvo la relación estrecha con aquella Villa , de donde un día partió el abuelo, para no regresar
El abuelo , no regreso mas, pero si lo hicimos, el resto de esta familia 
Ni bien papa pudo llevarnos, en uno de los viajes que hicimos a europa de jovencitas, fuimos a la ESTACA DE BARES
Cuando nos fuimos casando, papá y mamá iban casi todos los años 
 Al fallecer papá, fue mi mamá, la que cada año en el mes de Mayo, iba a visitar a la familia en Estaca 
Desde que mamá falleció, tratamos de ir nosotras.
Continuamos con EL LEGADO QUE NUESTRO PADRE NOS DEJÓ
Continuamos yendo a ese lugar en el mundo tan especial y al que especialmente quiero
Y creo que lo quiero, porque cuando transito sus estrechas callejuelas intrincadas , tanto del puerto como de la villa, transito años y años, de generaciones de ancestros.
Por allí caminaron ,todos mis antepasados
Cuando fui en busca de antecedentes, a la catedral de Mondoñedo, en la Provincia de Lugo, encontré que allí se encuentran libros de nacimientos, casamientos y fallecimientos de mis ancestros , que se remontan hasta finales de los años 1700.
Quizás más atrás aún, porque me quedaron muchos sin leer, sin entender.
Porque los escritos, ya no eran comprensibles para mi
Estaban escritos, en un español antiguo, que no pude  comprender
Por eso , es que los que leen mi blog, los que me siguen los pasos, hace años, en nuestros viajes , por el mundo.
Ven que una y otra vez, regreso a las fuentes
Regreso a la ESTACA DE BARES, porque es una parte importante de mi vida
Porque aunque lejana , está muy cerca de nuestros corazones
Y de alguna manera hemos logrado que LOS ABUELOS , regresen a sus tierra, a estas tierras que recordaban con amor y con las canciones , en gallego, que me cantaba , la abuela
Cuando me sentaba en su falda y le pedía que me hablara en ese idioma raro, pero que me encantaba escuchar 
Ese idioma, que ella no hablaba con nadie, solo conmigo, cuando se lo pedía
Y su alma , seguramente regresaría a esas montañas, a estas rías, a estos barcos en el puerto , al ganado en la villa, a los horrios , donde con sal , guardaban la factura , que hacían con los chanchos que sacrificaban y que les servían, de comida en el largo y crudo invierno
Por todo esto... y por tanto más
LA ESTACA DE BARES , ES UN LUGAR ESPECIAL Y UN PEQUEñO LUGAR ESPECIAL, EN EL MUNDO, PARA MI

No hay comentarios:

Publicar un comentario