HISTORIA DE VIDA: EBERT GOTTFRIED HELD ( FRUTILLAR.CHILE)

HISTORIA DE VIDA :lago Llanquihe (Frutillar/Puerto Varas)
La convivencia en armonía de la naturaleza, la paz de la montaña, el sonido del agua de los arroyos, corriendo con fuerza y saltando de piedra en piedra hacia los lagos espejados

El colorido de los “chilcos” o Aljabas, las matas amarillas de las retamas…el colorido de los “chochos” o “lupinos”
Nos acompañan en este viaje entre Argentina y Chile
La naturaleza no conoce de “limites”, por eso transitamos caminos similares en ambos lados de la cordillera

Con la idea de pasar unos días de descanso en Puerto Varas (Chile), salimos de San Martín de los Andes
Tomamos el viaje con mucha calma ya que la idea era disfrutar de todo lo que el paisaje nos ofrecía, deteniéndonos toda vez que algo llamara nuestra atención
Llegamos a Puerto Octay
Recorrimos un poco de la pequeña ciudad


Fuimos hasta lo  alto de un  acantilado donde se encontraba un pequeño cementerio
 y recorrimos el lugar
Sacamos fotos de algunas enormes casas 
que sin duda vieron tiempos mejores
 y que me encantaría que algún estamento Público o Privado las mejoraran , las conservaran … no permitieran que terminaran desapareciendo
Esas casas forman parte del patrimonio cultural de la ciudad y la región
Desde  allí bordeando el enorme Lago Llanquihue (que algunos llaman mar interior), llegamos a otra población denominada “Frutillar”
Dejamos la carretera 5 sur y nos adentramos por un camino de tierra, casi una huella
Comenzamos a ver de tanto en tanto Iglesias de madera muy pequeñas, pero bonitas y vimos que eran del culto Luterano (eso llamó nuestra atención)
De repente bellas casa de madera se encontraban en el camino
Algunas en excelente estado de conservación y en otros casos se veían que habían tenido mejores épocas.
Ahora se encontraban derruidas y con falta de mantenimiento
La Arquitectura que veíamos nos hacía pensar que no habían sido chilenos lo que las habían construido, ya que conocemos bastante la diferencia entre unas y otras construcciones
Estas casas sin duda habían sido construidas por europeos
Algo sabíamos Norberto y yo de la inmigración alemana en estas tierras, pero contábamos con muy pocos datos hasta ese momento
Al continuar en el camino, una construcción muy grande al borde del lago llamo nuestra atención, porque se diferenciaba de las demás
Nos desviamos y llegamos hasta la casa, con el fin de admirarla en detalle
Daba la impresión que no había nadie, por lo que me bajé del auto para sacarle algunas fotos
De repente un Sr muy gentil se nos acercó para preguntarnos, si necesitábamos algo…
Le contamos que estábamos de paseo y que esta casa nos había llamado mucho la atención desde el camino y que por eso estábamos sacando fotos
Nos disculpamos con él y estábamos por reiniciar nuestro camino, cuando se acerca y nos dice que él es el dueño
Que en realidad esa casa pertenecía a su familia alemana y que él mismo había nacido allí
Sería un hombre de unos 70 años, muy alto y muy amable
Afortunadamente le caímos bien y nos invitó a pasar
Yo no cabía en mí de la alegría!
Encantados nos introdujimos en la casa
Primero pasamos por un hermoso lugar, que en algún tiempo había sido “una galería” abierta de la casa, pero debido al frío del lugar lo habían cerrado con ventanas  y ahora había allí muchas hermosas plantas y algunos sillones para sentarse allí y ver el paisaje o tejer
Si de afuera era hermosa, cuanto más lo era por dentro
Los detalles de sus pisos, sus muebles, la escalera (realizada en una sola pieza y se mantenía intacta a través de los años)
Había muchos cuartos…
Ebert… así se llama el Sr, nos contó que en un principio la familia era muy grande
Que allí se había criado con muchos hermanos
Ahora muchos de esos cuartos estaban cerrados ya que nadie los usaba, la casa estaba habitada en este momento solo por dos personas
Por lo que una parte pequeña de la casa estaba en uso, el resto lo cerraban para poder aprovechar mejor la calefacción
La casa tiene mucho más de 100 años
Sus paredes estaban forradas de bella madera y con un poquito apenas de imaginación podíamos “entrever” la casa en sus días de esplendor
Nos contaba de las grandes fiestas que se hacían en el lugar y aún quedaban muestras de ello en las paredes, con fotos de la época
 y en los muebles y piano que se hallaban en el lugar
El piano tenía a sus lados incorporados al mismo, dos porta velas de bronce, ya que en esos días no contaban con luz eléctrica y de esta manera se podía leer la partitura
Al pasar de una estancia a otra, veíamos  mesas,  sillas tapizadas en bellas telas, aparadores, adornos
Ebert las destapaba a medida que continuaba con sus historias (ya que todo se encontraba cubierto con telas blancas para preservarlas del polvo)
De repente, creo que dejaba de estar allí con nosotros y él mismo se trasladaba en sus recuerdos a aquellas épocas de su adolescencia y juventud
Un hermoso vajillero llamo mi atención…
Ebert nos contó que toda esa vajilla había sido traída por sus abuelos desde Alemania
Muchas de las cosas habían sido traídas por su familia desde Alemania
 Pero nos contaba que con ellos habían venido también carpinteros, ebanistas, albañiles, con el fin de construir aquí las casas de los colonos y por supuesto también muchos de los muebles
La casa había sido levantada por sus abuelos,
 que con un gran grupo de alemanes habían adquirido parcelas para vivir y trabajar, junto al Lago Llanquihue a principios del siglo XIX
Nos narró su propia historia y las de sus vecinos, mientras nos convidaba con una cerveza que él mismo había hecho

Nos decía que estas casas son denominadas CASAS PATRONALES
Nos contaba que aún se conservan muchas de ellas en pie, pero no todas se hallan en óptimas condiciones
Que algunas ya desaparecieron, que otras las han convertido en Bed and Breakfast y que quedan pocas habitadas por los descendientes de los primitivos dueños
Como era su caso, por ejemplo
Muchas veces puso de manifiesto que estas tierras no habían sido “regaladas por el gobierno chileno “sino que habían sido vendidas por el gobierno a los colonos que quisieran comprarlas
Nos mostró los títulos de propiedad que tenía guardados celosamente
En ese mismo momento no comprendí porque hacía tanto hincapié en la compra de las tierras y en mostrarnos el título de propiedad
Recién con el paso de los meses, entendí, debido a que hubo en Chile hechos terribles donde algunos Mapuches reclamaban estas tierras como propias y llegaron en algún caso a prender fuego a las casas de estos descendientes de Colonos alemanes y hubo muertes y enfrentamientos armados
Continuando con la historia…
Nos mostró un cuadro con un árbol genealógico, perteneciente a su familia
 y luego desenrolló con mucho cuidado un gran mapa de hule azul, 
confeccionado por su tío con mucho detalle y esmero en donde constaban el apellido y la parcela de tierra que le correspondía a cada familia de colonos
El mapa databa de principios del siglo XX
Mientras la tarde caía y decidíamos emprender el viaje hacia el destino final que era Puerto Varas, agradecimos a Ebert, la amabilidad con que nos había tratado, la confianza y la gentileza con que nos recibió en su casa
Le agradecimos tanto toda la información que nos brindo y nos sentimos muy afortunados y dichosos por la experiencia vivida
Habíamos “crecido” un poco más esa tarde
Saludamos a Ebert, prometimos regresar algún día y mientras terminábamos de recorrer ese camino, veíamos a uno y otro lado “las casas Patronales”…
Ahora conocíamos un poco más de sus historias
Historias que cada una de ellas guarda con celo
Así como la guarda la casa de Ebert
Comentábamos con Norber que esta estancia en Frutillar había despertado nuestras ansias de conocer un poco más de esta historia que ignorábamos
Nuestra avidez por el conocimiento no tiene límite así que solo fue llegar a destino y comenzamos a buscar sobre la historia de aquella época en Chile
Queríamos saber porque el Gobierno Chileno vendía la tierra a familias alemanas
Teníamos muchas preguntas y pocas respuestas…
En esta búsqueda nos enteramos que el origen de la inmigración alemana en el sur de Chile, se remonta a la denominada “LEY DE INMIGRACIÓN SELECTIVA” de 1845
Tenía como objetivo atraer a profesionales y artesanos para poblar la zona de Chile entre Valdivia y Puerto Montt
Esta labor fue encomendada a Vicente Pérez Rosales, por mandato del presidente del País Sr. Bulnes
La mayoría de los colonos alemanes arribaron al Puerto de Corral (en Valdivia)  en 1850
Fueron luego más de 30000 los que arribaron desde esa fecha hasta 1930
La idea del gobierno chileno era ejercer dominio efectivo sobre el territorio nacional
La penosa situación política y económica que atravesaba Europa (especialmente Alemania), ayudó al éxito de la misión
Entre 1848 y 1849 se produjo en Alemania una revolución con el fin de construir la anhelada República, pero al perderse esta batalla, quedaban en poder y dominio Prusiano
Esto desilusionó mucho a la población que estaba compuesta por pequeños estados y no como un País
Y fue así que muchos habitantes de Bohemia, Sajonia, Alsacia, Baviera y Silesia, vieron la posibilidad de emigrar
En el año 1851, arribo el primer grupo a estas tierras Chilenas.
Este grupo fue uno de los más numerosos y se establecieron en la “Isla Teja” muy cercana a Valdivia
Entonces Pérez Rosales, comenzó a expandir la región de Colonización hacia el sur, a la zona del lago Llanquihue
En el año 1853 se conformó “EL TERRITORIO DE LA COLONIZACIÓN DEL LLANQUIHUE” abarcando el seno del Reloncavi que funciono como puerto de entrada y como conexión con Chiloé y con Valdivia
El 12 de febrero de 1853 Pérez Rosales funda “MELIPULLI” (Luego denominado Puerto Montt y Puerto Varas)
Entre Treinta mil y cuarenta mil alemanes llegaron a la zona, la que se pobló rápidamente
La economía comenzó a desarrollarse basándose en la ganadería, la industria de la cerveza, cecinas (fiambres) y vidrio
La zona de los Lagos, aun presenta una  gran influencia alemana en su arquitectura, sus comidas, cervezas
Los descendientes de aquellos primeros alemanes rondan actualmente las Quinientos mil personas
Los alemanes llegaron a estas tierras con la idea de vivir en libertad y trabajo, comprometiéndose a comportarse como parte del país que los recibía
 La influencia de estos inmigrantes se vio reflejada en las costumbres populares del país, en su economía, su industria, su educación y en su culto que conservan hasta nuestros días
También llegaron alemanes que se establecieron en la zona de Temuco, Santiago y en las principales zonas comerciales
Algunos libros muy interesantes de leer y que narran sobre estas historias de vida son:
VIAJES AL FIN DEL MUNDO de DR KLAUS KELLER FINSTBURCH
VICTORIA  (un bergantín de 31,75 mts de eslora, 8,15 mts de manga, 9,78 mts de calado, y 344 toneladas de peso, construido en 1852)
En este libro se narra la historia de su viaje a América y su paso por el Estrecho de Magallanes, en su viaje desde Alemania a Chile en 116 días
Continuaré contando algunas “historias de vida” que vamos encontrando y buscando en nuestros recorridos por el mundo
Las encontramos a cada paso… solo hay que prestar atención… y allí están!
Creo que debería agregar antes de finalizar con esta historia, que FRUTILLAR fue fundada por Colonos alemanes que construyeron sus viviendas en las faldas de los cerros aledaños al Lago Llanquihue y otros sobre el mismo lago, se dedicaron siempre a realizar labores agrícolas e industriales como por Ej. Molinos de agua ( que muchos se encuentran aun en actividad), destilerías , curtiembres
Un gran " hito cultural" es EL MUSEO DEL COLONO
Posee un emplazamiento de unas 3 hectáreas con diferentes construcciones en su interior
Entre ellas se encuentran , una casona de campo, la casa del herrero,el campanario,el molino de agua
Allí puede apreciar el visitante el estilo de vida que llevaban los colonizadores y su historia en la cuenca del Lago Llanquihue